domingo, 3 de junio de 2018

Siento no poder estar.

Puedo estar en paz porque te he perdonado, pero no había nada que perdonar.
Aunque a veces no te sienta nunca cicatrizas, y si se trata de olvidarlo ya me puedo olvidar.
Acercarse siempre será como echarle sal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.